Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Chatarra no metálica

Papel y Cartón

Fabricado a partir de fibras vegetales denominadas celulosa, el papel tal y como lo conocemos en la actualidad se creó por primera vez en China hace más de dos siglos. Gracias a la invención de la imprenta en el siglo XV, su uso se extendió por todos los continentes hasta el punto de que hoy en día es difícil imaginar el mundo sin este material tan versátil. Cada año se producen más de 400 millones de toneladas de papel y carbón en todo el mundo, y más de la mitad proviene de materiales recuperados. Aproximadamente el 50% del papel recuperado proviene de industrias y empresas y se recupera en forma de recortes, trizas o virutas de papel de fabricantes o empresas transformadoras, además de bienes desechados antes de que lleguen al consumidor, como por ejemplo periódicos y revistas que no se han vendido. Bastante más de un tercio del papel recuperado proviene de hogares. Casi cualquier papel puede ser reciclado, como por ejemplo periódicos, cartones, envases, material de papelería, correo directo, revistas, catálogos, tarjetas de felicitación y papel para envolver. El reciclaje del papel y cartón usados tiene muchas más ventajas que otras opciones de eliminación como el vertido o la incineración. Es esencial estimular la demanda de productos que contienen altos niveles de fibra reciclada por sus beneficios medioambientales. Procesos de reciclaje Según los cálculos del sector, el papel puede reciclarse un promedio de 4 a 6 veces. Cada vez que se recicla, las fibras del papel se vuelven más cortas y débiles y hay que introducir pulpa virgen en la producción de papel para mantener su resistencia y la calidad de la fibra. Mediante este proceso, el papel recuperado y los productos basados en material extraído de los bosques se complementan de forma ecológica y económica. El reciclado de papel sigue una serie de pasos que puede variar dependiendo del tipo de papel y su grado de deterioro. • Clasificación: Los productos de papel deben separarse según su composición y grado de deterioro. A veces se pueden mezclar distintos tipos de papel. Algunos tipos, como el cartón, se reciclan utilizando un proceso de un solo grado, lo que quiere decir que no se puede mezclar otro tipo de papel durante el mismo. • Embalaje: Grandes cantidades de papel se embalan gracias a máquinas hidráulicas que ejercen una gran presión para compactar el papel recuperado en bloques que resulta más fácil y más barato transportar. • Trituración: La fibra recuperada se tritura en piezas más pequeñas y se mezcla con agua para fabricar pulpa. • Limpieza: La pulpa se lava, se refina, se limpia y, a continuación, se transforma en una pasta que se filtra a través de tamices y se procesa con otros sistemas de separación para eliminar elementos contaminantes como tinta, arcilla, suciedad, plásticos y metales. Se pueden añadir tintes, productos de recubrimiento y otros aditivos durante el proceso. El agua se filtra y se limpia continuamente para su reutilización. • Blanqueo: Para blanquear el papel, la pulpa puede blanquearse con peróxido de hidrógeno y cloro. • Prensado: La hoja de papel resultante, conocida como "red" se prensa entre enormes rodillos para extraer toda el agua restante que sea posible y para garantizar un grosor y una textura uniformes. La red semi-seca se pasa a través de unos rodillos secadores mediante calor para eliminar cualquier resto de agua. • Enrollado: El papel resultante se enrolla en grandes bobinas listas para fabricar nuevos productos de consumo a partir de ellas. Procesos especiales A veces no se elimina la tinta del papel recuperado. En ese caso, dicho elemento se disuelve en la pulpa lo que otorga al papel reciclado una tonalidad grisácea. Si es necesario eliminar la tinta, existen dos métodos diferentes que pueden utilizarse: • Limpieza: Al fabricar la pulpa de papel, se pueden añadir elementos químicos para separar la tinta del papel y eliminarla así mediante un lavado con grandes cantidades de agua. • Flotación: Se hace pasar aire a través de la pulpa, lo que produce una espuma que absorbe al menos la mitad de la tinta que, a continuación, se puede separar. Aplicaciones El papel reciclado se puede utilizar para fabricar nuevos productos compuestos completamente de fibra recuperada o una mezcla de fibras recuperadas y fibras vírgenes. Las aplicaciones más comunes del papel recuperado son, entre otras: papel para periódicos, envases y pañuelos de papel. Algunos productos que se fabrican habitualmente a partir de materiales reciclados son: • Cajas de cereales • Cartones de huevos • Lápices • Bolsas • Materiales de aislamiento de celulosa Beneficios medioambientales del reciclaje de papel y cartón • El reciclaje de una tonelada de papel permite ahorrar hasta 31 árboles, 4.000 KWh de energía, 1,7 barriles (270 litros) de petróleo, 2 989 kWh de energía, 26.000 litros de agua y 3,5 metros cúbicos de espacio de vertedero. • Quemar la misma tonelada de papel generaría aproximadamente 750 kilos de dióxido de carbono. • El reciclaje de papel ahorra un 65% de la energía necesaria para fabricar papel nuevo y también reduce la contaminación del agua en un 35% así como la contaminación del aire en un 74%. • El reciclaje de una tonelada de envases de cartón permite ahorrar 390 kWh de energía, 1,1 barriles (176 litros) de petróleo, 1 934 kWh de energía y 5 metros cúbicos de espacio de vertedero. • El reciclaje de cartón necesita solamente el 75% de la energía necesaria para fabricar cartón nuevo.

Plástico

El plástico, material disponible actualmente en multitud de formas, se ha convertido en una parte de nuestra vida diaria. Sin embargo, su popularidad y casi infinitas aplicaciones presentan una serie de retos para el sector del reciclaje. En la actualidad utilizamos casi 20 veces más plástico que hace 50 años y ciertos productos de post-consumo contienen hasta 20 tipos diferentes de plástico. Este uso tan extendido de todo tipo de plásticos dificulta la recolección de cantidades lo suficientemente grandes de ciertos tipos para que el reciclaje sea viable. Al mismo tiempo, cada variedad tiene una composición molecular particular y, como resultado, se debe emplear un proceso de reciclaje diferente. Las tecnologías de separación e identificación son fundamentales para un reciclaje eficiente y efectivo de este material. El reciclaje contribuye a reducir el consumo de energía, la contaminación del aire y el agua, pero también la cantidad de plásticos que termina en el vertedero. Los plásticos son polímeros compuestos principalmente de petróleo, de ahí la importancia que tiene el sector del reciclaje para preservar este recurso natural tan esencial. Procesos de reciclaje El reciclaje de plásticos necesita de una serie de procedimientos químicos y mecánicos: • Clasificación: Esta parte fundamental del proceso puede realizarse tanto de forma manual como mecánica. • Trituración y compactación: Cuando es necesario, los plásticos clasificados se trituran en piezas más pequeñas y se embalan para facilitar su manejo y transporte. • Limpieza: El plástico desechado pasa por varios procesos mecánicos para eliminar la suciedad e impurezas. A continuación se lava y se tritura en pequeños copos. También se utilizan tanques de flotación para separar el plástico de los contaminantes. • Fundición: El plástico, o bien se funde o bien se moldea en forma de granulados o pastillas. • Volver a darle forma: Estos granulados se envían a fábricas donde se convierten en nuevos productos. El reto de la clasificación El mayor problema del reciclaje de plástico es que es muy laborioso, debido a que es muy difícil automatizar el proceso de clasificación. Se utilizan códigos numéricos para indicar los diferentes tipos de plástico. Se están desarrollando e implementando nuevos procesos mecánicos de clasificación que utilizan la espectrometría para aumentar la eficacia y capacidad del reciclado de plástico. Normalmente los contenedores se fabrican con un solo tipo de plástico, lo que les hace ser relativamente fácil de clasificar. Sin embargo, los teléfonos móviles, por ejemplo, normalmente tienen varios componentes fabricados con distintos tipos de plástico. Se están poniendo en marcha nuevos programas de investigación y desarrollo con el fin de mejorar las tecnologías para desmontar ciertos componentes y aumentar las tasas de recuperación y reciclado de productos de plásticos. Aplicaciones A diferencia de los metales, el reciclaje normalmente afecta en cierta medida a las propiedades físicas del plástico. Esto dificulta la recuperación de grandes cantidades de ciertos tipos de plástico para su uso en las mismas aplicaciones para las que se produjeron originalmente. Gracias a las intensivas investigaciones y desarrollos técnicos llevados a cabo por empresas de reciclaje, el plástico reciclado se puede utilizar en casi tantas aplicaciones y productos como aquellos que utilizan materiales vírgenes. Estos son algunos ejemplos de productos que pueden fabricarse con plástico reciclado: • Bolsas de basura y bolsas de la compra de polietileno • Botellas de plástico • Marcos de ventana y piezas para suelos • Tablas de aislamiento para la construcción • Cajas de DVDs y CDs • Mobiliario de jardín y vallas • Cobertizos de jardín y recipientes para fabricar abono • Bandejas para semillas • Forros polares • Fibra de relleno para sacos de dormir y edredones • Accesorios de oficina Beneficios medioambientales del reciclaje de plástico: • Una tonelada de plástico reciclado permite ahorrar 5.774 KWh de energía, 16,3 barriles (2.604 litros) de petróleo, 28,7 MWh de energía y 22 metros cúbicos de espacio de vertedero. • La reducción del consumo de energía en la producción de plástico reciclado en comparación con la producción de plástico de materias vírgenes (petróleo y gas) es de un 80 a un 90%. • El reciclaje de una sola botella de plástico ahorra una cantidad de energía suficiente para encender una bombilla de 60 vatios durante 6 horas. • Con el reciclaje de 5 botellas de plástico PET se produce suficiente fibra para fabricar una camiseta. • El reciclaje de 10 millones de teléfonos móviles ahorra energía suficiente para abastecer a más de 20 000 hogares durante un año. • El comercio mundial de plásticos reciclables se valora en 5000 millones de dólares al año y se calcula que representa un total de 12 millones de toneladas. • Según un estudio reciente, si todos los plásticos que acaban en vertederos se reciclasen o recuperasen para transformarlos en energía, el 7% de la cuota de REDUCCIÓN DE GAS Y CARBÓN se cumpliría.