Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Chatarra ferrosa

Acero

El acero es una aleación de hierro y carbono en un porcentaje de este último elemento variable entre el 0,08% y el 2% en masa de su composición. La rama de la metalurgia que se especializa en producir acero se denomina siderurgia o acería. No se debe confundir el acero con el hierro, que es un metal duro y relativamente dúctil, la diferencia principal entre el hierro y el acero se halla en el porcentaje del carbono: el acero es hierro con un porcentaje de carbono de entre el 0,03% y el 1,075%; a partir de este porcentaje se consideran otras aleaciones con hierro. Cabe destacar que el acero posee diferentes constituyentes según su temperatura, concretamente, de mayor a menor dureza, perlita, cementita y ferrita; además de la austenita. El acero conserva las características metálicas del hierro en estado puro, pero la adición de carbono y de otros elementos tanto metálicos como no metálicos mejora sus propiedades físico-químicas. Sin embargo, si la aleación posee una concentración de carbono mayor del 1,8%, se producen fundiciones, que son mucho más frágiles que el acero y no es posible forjarlas, sino que tienen que ser moldeadas. Existen muchos tipos de acero en función del elemento o los elementos aleantes que estén presentes. La definición en porcentaje de carbono corresponde a los aceros al carbono, en los cuales este no metal es el único aleante, o hay otros pero en menores concentraciones. Otras composiciones específicas reciben denominaciones particulares en función de múltiples variables como por ejemplo los elementos que predominan en su composición (aceros al silicio), de su susceptibilidad a ciertos tratamientos (aceros de cementación), de alguna característica potenciada (aceros inoxidables) e incluso en función de su uso (aceros estructurales). Usualmente estas aleaciones de hierro se engloban bajo la denominación genérica de aceros especiales, esta gran variedad de aceros llevó a definir el acero como «un compuesto de hierro y otra sustancia que incrementa su resistencia». El acero, aleación de hierro que contiene carbono, es en gran medida el material más reciclado del mundo. La producción total de acero en el año 2008 alcanzó 1,3 millones de toneladas, de las cuales más de 500 millones de toneladas fueron obtenidas a partir de chatarra. Los elementos que más se reciclan son, desechos de los procesos industriales, productos que llegan al final de la vida útil tales como contenedores, vehículos, electrodomésticos, maquinarias industriales y materiales de construcción. El uso de chatarra se ha convertido en una parte integral de la industria siderúrgica moderna, con las ventajas de mejora de la viabilidad económica de la industria y la reducción del impacto medioambiental. En comparación con la extracción de minerales, el reciclaje de los metales ferrosos reduce significativamente las emisiones de CO2, el consumo de energía y agua, y la contaminación atmosférica. Al mismo tiempo, con el reciclaje del acero se hace un uso más eficiente de los recursos naturales del planeta. Procesos del reciclado de acero En general, el reciclado del metal es una industria de pirámide, con muchas pequeñas empresas en la cadena generación de desechos en la parte inferior, que alimentan a las grandes industrias en la parte superior de la pirámide. El reciclaje de acero implica algunos de los siguientes procesos: Clasificación: debido a que los imanes atraen el acero, este metal puede ser fácilmente separado de otros materiales reciclables, como el papel, en plantas de reciclaje con cinturones magnéticos. Los diferentes tipos de acero no tienen que, necesariamente, ser separados para su reciclaje. Trituración: las trituradoras tienen incorporados tambores rotativos magnéticos para extraer el hierro y el acero de la mezcla de metales y otros materiales. Separación: la separación adicional se consigue mediante corrientes eléctricas de alta presión de las corrientes de aire y líquido de los sistemas flotantes. Otros procesos pueden ser necesarios en casos tales como las latas de acero que tienen una capa protectora de estaño que debe ser removido y reciclado por separado. Corte: una maquinaria hidráulica capaz de ejercer una enorme presión se utiliza para cortar el acero grueso y pesado recuperado de ferrocarriles y barcos. Otras técnicas de corte, tales como el uso de arco plasma o el oxicorte se emplean también. Compactado: Productos de acero se compactan en grandes bloques para facilitar la manipulación y el transporte. Beneficios Medioambientales del reciclaje de chatarra ferrosa: • Casi el 40% de la producción mundial de acero se hace a partir de chatarra. • Reciclar una tonelada de acero ahorra 1.100 kg de mineral de hierro, 630 kg de carbón, y 55 kg de piedra caliza. • Las emisiones de dióxido de carbono se reducen en un 58% mediante el uso de chatarra para producir acero. • Reciclar una tonelada de acero ahorra 642 kWh de energía, 1,8 barriles (287 litros) de petróleo y se reducen 2,3 metros cúbicos de espacio en los vertederos. • El reciclaje de acero utiliza 75% menos energía en comparación con la fabricación de acero a partir de materias primas vírgenes - suficiente para alimentar 18 millones de hogares. • En el reciclaje de acero no solo se utiliza, un 75% menos de energía, un 90% menos de materiales vírgenes y un 40% menos de agua, sino que también genera un 76% menos de contaminación del agua, un 86% menos de contaminación del aire y los residuos de minería en un 97% menos. • Los automóviles contienen al menos el 25% de acero reciclado y un aparato eléctrico típico suele ser de un 75% de acero reciclado. • Las latas de acero están compuestas por al menos el 25% de acero reciclado.

Hierro Fundido

El hierro fundido, hierro colado, hierro triturado, más conocido como fundición gris, es un tipo de aleación cuyo tipo más común es el conocido como hierro fundido gris. El hierro gris es uno de los materiales ferrosos más empleados y su nombre se debe a la apariencia de su superficie al romperse. Esta aleación ferrosa contiene en general más de 2 % de carbono y más de 1 % de silicio, además de manganeso, fósforo y azufre. Una característica distintiva del hierro gris es que el carbono se encuentra en general como grafito, adoptando formas irregulares descritas como “hojuelas”. Este grafito es el que da la coloración gris a las superficies de ruptura de las piezas elaboradas con este material. Entre los grupos se definen los de partes y piezas automotrices y de maquinarias; tuberías y zapatas de frenos de ferrocarril; masas de Centrales Azucareros y ruedas de ferrocarril así como también virutas y limallas. Las chatarras y desechos ferrosos en general, para realizar un correcto proceso de reciclaje, deberán estar libres de materiales explosivos y dañinos tales como tóxicos, corrosivos y/o contentivos de radioactividad, los cuales durante la manipulación afectan la salud del trabajador, seguridad del trabajo, el medio ambiente y calidad del proceso de fundición.